El lado oscuro del Mundial

Un gran evento como el Mundial de Brasil conlleva algunos problemas, que aunque ya existentes, se acrecientan ante la visita de miles de aficionados en busca de diversión que no siempre entra en los límites de la legalidad.

Hace unos días fueron incautadas 1,2 toneladas de marihuana que tenían como destino la ciudad de Río de Janeiro, donde iban a ser comercializadas durante el próximo Mundial de Fútbol, según informó la Secretaría Nacional Antidroga. En el operativo fue detenido el conductor del vehículo, de nacionalidad paraguaya, quien se dirigía hacia Ciudad del Este, próxima a Brasil y segunda
población del país. Una vez allí, la marihuana iba a ser oculta junto a un cargamento de carbón para luego ser trasladada a la ciudad carioca.

Aún más peligrosa y difícil de combatir es el problema de la prostitución infantil. Aunque esta actividad sea legal en mayores de 18 años, muchas voces críticas afirman que las autoridades han empujado la prostitución infantil fuera de la vista, pero no han hecho lo suficiente como para erradicar las raíces. Advierten que ésta podría explotar durante la Copa del Mundo. “Estas chicas vienen de la extrema pobreza, una cultura de exclusión social y una tradición de falta de respeto por las mujeres”, dice Antonia Lima Sousa, una fiscal estatal.

Antonio Carlos da Silva, un trabajador social con O Pequeno Nazareno, dice que las prostitutas alrededor del estadio se encargan de los camioneros, pero sueñan con atender el dinero de los aficionados visitantes.

“Desde que Brasil fue seleccionado como anfitrión de la Copa del Mundo para 2014, ha creado estas grandes expectativas”, comenta Da Silva mientras manejamos sobre una avenida oscurecida. “Las chicas me preguntan ‘¿dónde puedo tomar clases de inglés para conseguir más clientes’”.
Fuentes: http://www.nanduti.com.py/v1/noticias-mas.php?id=85231&cat=Policiales
http://mexico.cnn.com/mundo/2014/04/04/brasil-intenta-combatir-la-prostitucion-infantil-para-lacopa-
mundial

Rate this post
Juan Antonio Lopesino

About Juan Antonio Lopesino