SOLICITE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO: Tel: +34 91 673 61 36 Móvil: +34 609 62 43 54

Category : Especial Mundial 2014

Alemania sufre con su estilo

La selección dirigida por Joaquim Löw pasó más apuros de los esperados ante el combinado argelino, que leyó el partido a la perfección y causó numerosos problemas a una zaga germana demasiado adelantada para la poca velocidad que mostraron sus zagueros. Finalmente, un apagado Müller apareció para decidir con la asistencia a Schurrle y Özil sentenció. Sobre la bocina Djabou pudo maquillar el resultado.

Con Lahm mediocentro Alemania quiere asemejarse al Bayern pero el juego no resulta tan veloz en campo rival y la defensa sufre contra delantero rápidos e intensos en el uno contra uno. Slimani volvió a sorprender con su perseverancia y talento para el desmarque aunque no pudo marcar. El resto de compañeros ofrecieron un recital de esfuerzo físico que contrarrestó la superioridad técnica de los rivales.

Neuer fue el mejor de los suyos, repleto de confianza supo maquillar las carencias de sus centrales, atento a cualquier balón largo a su espalda, cortó cada uno de ellos. También en el juego aéreo frenó cada intento africano y no fue batido hasta el final. M´Bolhi también contó con trabajo desde el inicio y repelió algunas ocasiones casi imposibles, como un doble remate que se produjo en el primer tiempo.

La igualdad fue la nota predominante hasta la segunda parte de la prórroga. Ahí Müller tomó el mando del ataque, como si el cansancio no le afectase, y con potentes arrancadas y movimientos inteligentes generó remates de gol. Decidió su dribling en banda izquierda para que Schurrle rematase después a la red, de espuela, el 1-0. Minutos después Özil aumentó la ventaja con Argelia ya agotada.

En el otro encuentro de la jornada la gran favorito, Francia, también tuvo que trabajar más de lo que habrían previsto ante Nigeria, que jugó su mejor partido en el torneo con un Obi Mikel como líder del centro del campo y con Musa y Odemwingie inspirados en los costados.

La acción más comentada fue una dura entrada de Matuidi sobre Onazi, quien se marchó lesionado. El francés mereció la roja aunque tan solo fue amonestado con amarilla. La selección gala pudo pagar cara esa acción.

Giroud tuvo un día aciago desde el pitido inicial y no pudo asociarse con Benzema o Valbuena.

Hubo que esperar hasta la recta final para ver a Griezmann en banda izquierda, donde se mostró tan efectivo como lo ha sido desde que debutó con Francia. Pogba volvió a dar muestras de su calidad técnica y física en el centro del campo y además fue quien abrió el marcador tras un error de Enyeama, que no acertó a despejar un saque de esquina. El medio de la Juventus remató de cabeza a placer para inaugurar el marcador.

Con algunas sustituciones cuestionables del técnico nigeriano su equipo no mejoró sobre el terreno de juego y cuando los de Deschamps ya intentaban mantener la posesión buscando el final del choque un centro desde la derecha lo remataba Yobo en su propia portería para finiquitar el resultado.

En cuartos de final tendrá lugar un duelo estelar entre Alemania y Francia, dos grandes favoritos al título tras la fase de grupos cosechadas y dos selecciones europeas que buscarán acabar con el dominio americano del Mundial.

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

Robben amplía la maldición de México

Por sexta edición consecutiva, la selección mexicana cayó en la ronda de octavos de final y en esta ocasión tuvo el pase a cuartos más cerca que nunca. Los goles de Sneijder y Huntelaar, de penalti, en el descuento le birlaron el sueño al magnífico grupo que había confeccionado Herrera. Sin embargo, el hombre más decisivo en Holanda fue Robben, quien provocó la pena máxima y fue el más desequilibrante desde su posición de extremo diestro.

Van Gaal sorprendió con algunas novedades en el once inicial como la Verhaegh en el carril derecho y Wijnaldum en el centro del campo, pero lo que nadie esperaba era ver a Kuyt como lateral zurdo, donde cumplío con un gran sacrificio y además su físico le permitió acabar en posiciones mucho más adelantadas para ayudar a la remontada.

México, por su parte, echó de menos al sancionado Vázquez en el centro del campo, donde además Herrera se mostró más cansado que en días anteriores, con menor recorrido. Fue Márquez, en su posición de libre quien provocó más problemas a Holanda con sus pases largos.

La primera parte dejó muy pocas ocasiones de peligro, aunque Cillessen demostró su inseguridad en la portería con salidas a destiempo y despejes poco efectivos. El calor de la ciudad de Fortaleza se dejaba notar y así se pudo ver el primer tiempo muerto oficial a la media hora de cada parte.

Tras el descanso México se encontró con una genialidad de su delantero Gio Dos Santos que sacó una gran volea a pesar de la oposición de Blind para anotar el 1-0. A partir de entonces, con tantos minutos para el pitido final, no se entendieron las decisiones del seleccionador Herrera. Sus jugadores replegaron en exceso y Holanda creció cuando pasó de jugar con defensa de cinco a otra de cuatro en la que los laterales vivían en campo rival.

La sustitución de Dos Santos no le hizo ningún bien a la selección americana se sucedieron las ocasiones de Holanda. Ochoa detuvo varios remates imposibles pero finalmente, a la salida de un córner, Sneijder remató libre de marca desde la frontal. El choque iba camino de la prórroga pero una arrancada de Robben acabó con un riguroso penalti de Márquez. Huntelaar, que sustituyó a un desaparecido Van Persie, tomó la responsabilidad y dio la victoria a los suyos sobre la bocina.

Más tarde Costa Rica alargó su actuación histórica al derrotar en la tanda de penaltis a Grecia en un partido con ocasiones contadas, donde predominó la igualdad en el juego. No obstante, los ticos se adelantaron con tanto de su capitán Bryan Ruiz y de no ser por la expulsión de Duarte, podrían haber mantenido la ventaja sin excesivos problemas.

Con la superiodiad numérica y la entrada de Mitroglou y Gekas la zaga del seleccionador Pinto se vio superada. Samaras creció cuando retrasó su puesto para actuar casi como mediocentro y Keylor Navas tuvo que emplearse al máximo. Poco pudo hacer cuando ya en tiempo de descuento un rechace le caía a Sokratis para igualar la contienda. Era de prever que los helenos, en el tiempo extra, podrían hacerse con el triunfo.

En la prórroga, con jugadores clave como Joel Campbell o Bryan Ruiz agotados, sólo alguna salida de Brenes inquietó a Grecia, que dominó y llegó al área rival. Aún así, los minutos pasaron y no supieron aprovechar su gran ventaja.

En los penaltis los jugadores de Costa Rica dieron una lección en el golpeo y Karnezis, en portería, no estuvo nada acertado. Decidió Keylor Navas con una gran parada a disparo de Gekas y posteriormente Umaña con el golpeo desde once metros que clasificó a la selección centroamericana, por primera vez, a cuartos de final.

Juan Antonio Lopesino

Brasil avanza por centímetros

Se sabía que Chile no iba a ser un rival sencillo, que no iba a bajar los brazos en ningún momento y que Brasil, con su estilo, difícilmente puede cerrar pronto un partido ante rivales de buen nivel. Sin embargo, no tantos podían esperar que los de Sampaoli se quedasen tan cerca de completar una hazaña que sería recordada durante décadas.

Un disparo al larguero del delantero Pinilla en el descuento de la prórroga hizo temblar la madera y el corazón de los millones y millones de brasileños que veían el encuentro. Minutos después también la madera se aliaba con los de Scolari para cerrar una tanda de penaltis que dio la victoria final a la pentacampeona, que avanza con más dudas que con las que inició el choque.

El encuentro fue disputado en cada acción, con faltas continuadas sobre todo por parte local en la primera parte, cuando intentaron a base de intensidad mermar las virtudes chilenas. Fue en un saque de esquina cuando Brasil demostró su superioridad en el juego a balón parado y entre David Luiz y un defensor el balón terminó por caer a la red. Con un Mineirao abarrotado y en ventaja, Brasil tenía todo para desplegar el juego de contragolpe que tan bien sabe usar.

No sería así, en un error cerca del área rival, Hulk entregó el balón a la presión de Vargas y éste cedió el balón a Alexis Sánchez, uno de los más del destacados del juego, que batió a Julio César con un disparo raso. Con ese empate pasarían el resto de los minutos, con ligera superioridad de Chile en la segunda mitad, cuando el rival replegó y con el cansancio ya no podía presionar al dueño de la posesión. Aránguiz tuvo la ocasión más clara, que terminó con una gran parada del portero rival.

En la prórroga la verdeamarelha mejoró con Hulk como protagonista, el único capaz de desbordar y propiciar acciones de peligro por sí mismo. Bravo también acertó en sus intervenciones y el empate se mantuvo.

En la tanda de penaltis, con la tensión por las nubes, Pinilla y Alexis fallaron los dos primeros de Chile, pero Willian y Hulk, más adelante, hacían lo propio, por lo que el marcador se igualó a falta de un disparo para cada uno. Neymar tomó la responsabilidad y anotó su lanzamiento con una frialdad única. El central Jara fue el encargado del quinto penalti chileno y lo mandó al poste para alegría local y decepción de los suyos, que habían tocado muy de cerca un histórico pase a cuartos de final.

Más tarde se disputó el Colombia-Uruguay, donde no hubo tanta tensión y sí un equipo muy superior en el terreno de juego. Con jugadores capaces de desequilibrar en el uno para uno, en un momento de forma excepcional, lo que les hace temibles para cualquier equipo. James Rodríguez fue de nuevo protagonista al dejar uno de los goles más bellos del campeonato y después por cerrar el encuentro a pase de Cuadrado, que destacó por su movilidad y apariciones por ambos costados.

Yepes mantuvo su sobriedad en el centro de la zaga y los laterales Zúñiga y Armero mejoran en cada partido. Tampoco Abel Aguilar o Carlos Sánchez sufrieron en el mediocentro ante un equipo uruguayo incapaz de llevar peligro a Ospina hasta que los colombianos se echaron atrás. Entonces el portero que podría recalar en el Arsenal sacó a relucir sus excelentes condiciones.

Cavani lo intentó por todos los medios pero no encontró quien lo acompañase, quizá Cebolla Rodríguez en sus arrancadas por el centro fue de los pocos que lo intentaron. Forlán demostró no ser capaz de ser importante en partido de este calibre y en el centro del campo Lodeiro, de los pocos capaces de ver pases entre líneas, vio todo el choque desde el banquillo.

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

La fiebre por el soccer ve su recompensa

Los partidos que ha jugado la selección que entrena Jürgen Klinsmann han sido lo más vistos de la historia de Estados Unidos. La afición de este país, donde el fútbol no para de crecer, se ha congregado en plazas públicas, en campos de béisbol con pantallas gigantes e incluso el presidente Obama ha mostrado su apoyo en cada encuentro de la primera fase, en que la que han superado uno de los grupos más duros para clasificar a octavos de final, donde se medirán a Bélgica.

En la última jornada, ante Alemania, el pase a la siguiente fase era casi un hecho. El empate servía a ambos y la diferencia de goles, en caso de derrota, les era muy favorable. Y así fue, Alemania venció con un solitario tanto de Müller, que dirigió un buen disparo de primeras para sumar su cuarto tanto en el torneo y otorgar el liderato a su selección.

Es verdad que los norteamericanos, a pesar de todos sus esfuerzos solidarios en la presión de un poblado centro del campo, no pudo disputarle en ningún momento a los germanos la posesión del balón. El césped, esta vez en buenas condiciones, benefició al equipo más técnico y Kroos, Lahm y Schweinsteiger funcionaron con precisión. Por contra, Bradley volvió a aportar sentido a la salida de balón de EE.UU. y Dempsey fue referente en el ataque. El lateral derecho Fabian Johnson no pudo ser tan incisivo como en anteriores ocasiones y les fue complicado ensanchar el campo.

Aún así, gracias a la seguridad de Howard en portería y la motivación inquebrantable, disfrutaron en los últimos instantes de un par de ocasiones protagonizadas por Bedoya y Dempsey que a punto estuvieron de logar el empate. Está por ver que este esfuerzo, en parte innecesario, no vaya a ser un lastre en otro partido ya a vida o muerte ante Hazard y compañía.

En el otro partido del grupo G Portugal fue superior a una Ghana en la que muchos jugadores parecían haber bajado los brazos incluso cuando un sólo gol les daba el segundo puesto de grupo. Gyan fue líder y fue incordio constante para los lusos e incluso marcó tras rematar un excepcional centro de Asamoah. Los de Bento pudieron acabar con una ventaja de goles superior pero ni Cristiano, desafortunado en sus ocasiones, y Éder, de nuevo decepcionante, no pudieron soñar con remontar su propio goal average.

Por último, se cerró el grupo H, donde Argelia logró un histórico billete a octavos de final con el empate que lograron frente a Rusia. De nuevo la técnica de sus jugadores más adelantados salió a relucir y se sobrepusieron al tanto inicial de Kokorin a centro desde la izquierda de Kombarov. Con esta ventaja los de Capello apostaron todo a su repliegue y salida a la contra.

Poco a poco los africanos avanzaron metros, combinaron a mayor velocidad y la defensa rusa no era capaz de frenar a los eléctricos Brahimi y Feghouli. No obstante, el gol llegó en una acción a balón parado en la que Akinfeev volvió a fallar y Slimani marcó de cabeza. Después, ni siquiera el meta argelino M´Bolhi tuvo que emplearse a fondo para mantener a los suyos. En octavos se verán las caras con Alemania, donde no tendrán nada que perder y deberán mantener la ilusión en su juego de ataque para contar con opciones.

Bélgica, por su parte, certificó el pleno de victorias en un partido sin demasiada historia que se decidió en el último cuarto de hora, cuando Vertonghen empujó un rechace portero surcoreano, que repelió con apuros un disparo desde la frontral de Origi, una de las revelaciones del Mundial.

Juan Antonio Lopesiono

Twitter: @jumifutbol

Italia, otra europea que se despide

A la selección azzurra le bastaba un empate con Uruguay para acceder a octavos de final y la situación estaba controlada con un mayor dominio de la posesión y una línea defensiva reforzada con los tres centrales titulares de la Juventus. Sin embargo, con la dura entrada de Marchisio por la que vio la roja, la situación cambió, la celeste se volcó al ataque y el central atlético Godín remató de cabeza un saque de esquina para clasificar a los suyos a la siguiente fase.

Prandelli había vuelto a cambiar el esquema tras la derrota ante Costa Rica y destacaba la presencia de Immobile y de dos laterales muy ofensivos como, el indiscutible durante el torneo, Darmian, y De Sciglio. Ninguno de ellos pudo proyectarse con peligro y el delantero del Torino decepcionó en los minutos que estuvo sobre el campo.

Uruguay volvió a disputar un partido inteligente, sin correr riesgo y contrarrestando las virtudes del rival para después aprovechar las pocas ocasiones con las que contarían. Cavani volvió a emocionar con su desgaste defensivo y Suárez no estuvo acertado en los dos remates que Buffon le sacó cuando intentaba abrir el marcador. Además, la imagen del partido fue su mordisco a Chiellini, que el colegiado no vio pero que podría costarle una sanción para el resto del torneo.

En superioridad numérica Stuani y Gastón Ramírez entraron al campo y acumularon hombres en tres cuartos de campo rival, aún así Italia contaba con efectivos para repeler los ataque. No obstante, el físico transalpino disminuyó, Verratti se tuvo que retirar con calambres y poco después llegó el testarazo de Godín, cuya actuación en el Mundial ha ido de menos a más hasta llegar a un punto muy alto.

En el otro partido del grupo Costa Rica confirmó el liderato con el empate sin goles contra Inglaterra, que se marcha a casa con una generación excepcional de jugadores. Los ticos se medirán a Grecia en octavos de final.

La selección helena logró el pase en el descuento y de penalti anotado por Samaras contra Costa de Marfil, que desaprovechó una ocasión muy favorable para clasificar. Ni en ataque ni en defensa respondieron los africanos y aún así estuvieron a escasos segundos de lograr el objetivo. Grecia, con dos jugadores lesionados en los primeros instantes se adelantó por medio de Samaris e incluso contó con tres disparos a la madera. Después, Bony a pase de Gervinho igualó el duelo que tendría ese desenslace trágico para unos e histórico para otros, pues es la primera vez que el ganador de la Euro 2004 accede a octavos de final en un Mundial.

Colombia, por su parte, goleó por 4-1 a Japón a pesar de regular los minutos de sus jugadores más importantes. Primero Cuadrado marcó de penalti, y aunque Okazaki empató con un estético cabezazo, apareció James Rodríguez para confirmarse como una de las figuras hasta el momento con dos asistencias y un gol memorable. Jackson Martínez fue el destinatario de esos dos pases de gol. Ambos fueron compañeros en en Porto y conectaron a la perfección.

La selección cafetera de Pekerman se las verá ante Uruguay. Un partido en el que destacan los ataque de ambos y que tendrá un difícil pronóstico.

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

España regresa con una victoria

La selección española superó el trámite ante Australia con una cómoda victoria por 3-0 en lo que fue la despedida del Mundial y también de algunos jugadores, aunque pocos de ellos la reconociesen al finalizar el encuentro. Villa, que fue el mejor, abrió la cuenta y después marcaron Torres y Mata cuando el conjunto oceánico bajó los brazos.

En el estadio Curitiba, bajo el abucheo continuo de los aficionados brasileños, España dispuso un once en el que entraron muchos de los que no disputaron los fatídicos duelos contra Holanda y Chile. Entre ellos destacaron Juanfran en la banda derecha, beneficiado por la falta de un extremo zurdo que le restringiese las continuas incorporaciones. Además, asistió en el primer tanto después de que Iniesta encontrase su desmarque a la espalda del lateral.

También jugaron otros como Reina o Albiol, que a pesar de ser fijos en las últimas convocatorias aún no habían debutado en un Mundial. Ambos cumplieron sin problemas y pudieron mantener la portería imbatida. Koke no pudo destacar en el centro del campo, donde participó junto a Alonso y Cazorla.

Aunque en los primeros minutos costó hacerse con el dominio del juego, poco a poco llegaron las ocasiones, en gran parte, por una ligera presión adelantada que generó robos de balón. Luego llegaría el tanto de espuela de David Villa, que celebró con rabia.

En la segunda mitad el delantero asturiano fue sustituido a los pocos minutos, lo que provocó su enfado y decepción. Era el mejor del partido y este era probablemente su último partido con la camiseta de la selección. Entró Mata en su lugar y poco después Cesc ocuparía el puesto de Cazorla. El dominio en esos momentos fue contundente e Iniesta asistió con un pase milimétrico a Torres para ampliar la ventaja.

España cerró el torneo con un pase de Cesc a la espalda de la defensa para que Mata definiese por bajo. Pocas horas después la delegación tomó el vuelo de vuelta a Madrid mucho antes de lo esperado. Fue la primera selección en abandonar Brasil.

En el otro partido del grupo Holanda volvió a jugar un partido muy serio en defensa en el que apenas dejó a Chile llegar con peligro. Después, una acción a balón parado la convirtió Fer y en el descuento, Robben, a la contra, asistió a Depay para cerrar la primera fase con pleno de victorias. En el grupo de Brasil, los de Scolari lograron el liderato de grupo con algunas dudas a lo largo del encuentro. Sin embargo Neymar apareció cuando se le necesitaba para anotar los dos primeros goles del 4-1 final y destacó con varias jugadas individuales de ensueño. México, por su parte, venció con contundencia a Croacia por 1-3 tras ser superior en el terreno de juego y anular a una decepcionante pareja de centrocampistas formada por Modric y Rakitic. En la primera parte la tricolor avisó con un disparo de Herrera que repelió la madera y tras el descanso llegarían los goles, primero con un remate de cabeza del capitán Rafa Márquez, que completó de esa forma una excelente fase de grupos cuando hace años parecía ya cerca su retirada. Con la desventaja en el marcador los croatas bajaron los brazos y a la contra sentenció Guardado a pase de Peralta. Chicharito, destacado desde que entró como suplente, anotó el tercero. Ya casi al final Perisic, el mejor de los suyos en el campeonato, maquillo el marcador. De esta forma quedaron decididos los primeros encuentros de octavos de final: Brasil-Chile, como ya sucediese hace cuatro años, cuando la verdeamarelha venció por 3-, y Holanda-México, un duelo de difícil pronóstico. Juan Antonio Lopesino Twitter: @jumifutbol

España regresa con una victoria

La selección española superó el trámite ante Australia con una cómoda victoria por 3-0 en lo que fue la despedida del Mundial y también de algunos jugadores, aunque pocos de ellos la reconociesen al finalizar el encuentro. Villa, que fue el mejor, abrió la cuenta y después marcaron Torres y Mata cuando el conjunto oceánico bajó los brazos.

En el estadio Curitiba, bajo el abucheo continuo de los aficionados brasileños, España dispuso un once en el que entraron muchos de los que no disputaron los fatídicos duelos contra Holanda y Chile. Entre ellos destacaron Juanfran en la banda derecha, beneficiado por la falta de un extremo zurdo que le restringiese las continuas incorporaciones. Además, asistió en el primer tanto después de que Iniesta encontrase su desmarque a la espalda del lateral.

También jugaron otros como Reina o Albiol, que a pesar de ser fijos en las últimas convocatorias aún no habían debutado en un Mundial. Ambos cumplieron sin problemas y pudieron mantener la portería imbatida. Koke no pudo destacar en el centro del campo, donde participó junto a Alonso y Cazorla.

Aunque en los primeros minutos costó hacerse con el dominio del juego, poco a poco llegaron las ocasiones, en gran parte, por una ligera presión adelantada que generó robos de balón. Luego llegaría el tanto de espuela de David Villa, que celebró con rabia.

En la segunda mitad el delantero asturiano fue sustituido a los pocos minutos, lo que provocó su enfado y decepción. Era el mejor del partido y este era probablemente su último partido con la camiseta de la selección. Entró Mata en su lugar y poco después Cesc ocuparía el puesto de Cazorla. El dominio en esos momentos fue contundente e Iniesta asistió con un pase milimétrico a Torres para ampliar la ventaja.

España cerró el torneo con un pase de Cesc a la espalda de la defensa para que Mata definiese por bajo. Pocas horas después la delegación tomó el vuelo de vuelta a Madrid mucho antes de lo esperado. Fue la primera selección en abandonar Brasil.

En el otro partido del grupo Holanda volvió a jugar un partido muy serio en defensa en el que apenas dejó a Chile llegar con peligro. Después, una acción a balón parado la convirtió Fer y en el descuento, Robben, a la contra, asistió a Depay para cerrar la primera fase con pleno de victorias.

En el grupo de Brasil, los de Scolari lograron el liderato de grupo con algunas dudas a lo largo del encuentro. Sin embargo Neymar apareció cuando se le necesitaba para anotar los dos primeros goles del 4-1 final y destacó con varias jugadas individuales de ensueño. México, por su parte, venció con contundencia a Croacia por 1-3 tras ser superior en el terreno de juego y anular a una decepcionante pareja de centrocampistas formada por Modric y Rakitic.

En la primera parte la tricolor avisó con un disparo de Herrera que repelió la madera y tras el descanso llegarían los goles, primero con un remate de cabeza del capitán Rafa Márquez, que completó de esa forma una excelente fase de grupos cuando hace años parecía ya cerca su retirada. Con la desventaja en el marcador los croatas bajaron los brazos y a la contra sentenció Guardado a pase de Peralta. Chicharito, destacado desde que entró como suplente, anotó el tercero. Ya casi al final Perisic, el mejor de los suyos en el campeonato, maquillo el marcador.

De esta forma quedaron decididos los primeros encuentros de octavos de final: Brasil-Chile, como ya sucediese hace cuatro años, cuando la verdeamarelha venció por 3-, y Holanda-México, un duelo de difícil pronóstico.

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

Portugal, a un paso de la eliminación

Aunque Cristiano Ronaldo se empeñe en desmentirlo su estado físico no le permitiría jugar en condiciones normales, pero éste podría ser su último Mundial y no quiere perdérselo. Portugal lo necesita y depende de sus goles a falta de un delantero que esté a la altura. Hélder Postiga cayó lesionado y Éder, su sustituto, desesperó a los aficionados con sus errores. De esta forma, el empate con Estados Unidos merma sus opciones de clasificar a octavos de final.

Sin duda que gran parte de la culpa de lo que sucedió en el campo de juego fue de los estadounidenses, que leyeron el partido a la perfección con un centro del campo poblado y las incorporaciones constantes de Fabian Johnson, conocedor de la debilidad del lateral zurdo luso una vez que Coentrao tuvo que abandonar la concentración por lesión. Fue un incordio que Paulo Bento no supo detener, como tampoco el trabajo de Dempsey en la punta del ataque y los espacios para combinar entre Bradley, Zusi, Jones y Beckerman.

No obstante, antes de todo eso llegó el gol de Nani con regalo previo del central Besler que no acertó a despejar un centro que no tenía dificultad alguna. Una vez que los de Klinsmann encajaron el golpe se hicieron con el dominio sin ningún tipo de complejo. Aún así, los goles se Estados Unidos no llegaron hasta pasada la hora de juego, cuando William Carvalho había mejorado ligeramente el puesto de mediocentro en Portugal.

Jermaine Jones, criticado por gran parte de la prensa y los fans, recogió un balón en la frontal y la pasividad de Nani le permitió ajustar el balón al poste izquierdo de Beto, que no pudo hacer nada por evitar el tanto. Minutos antes Bradley ya había tenido una clara ocasión a pase de Johnson que un defensor rival sacó sobre la línea.

Los norteamericanos en ningún momento dejaron de arriesgar y Portugal pagaba los esfuerzos y el calor asfixiante en la ciudad de Manaus. Con el equipo partido Dempsey remontaba el choque a pase de Zusi dentro del área. En esos instante el conjunto europeo estaba eliminado.

De ahí al final, con acumulación de jugadores como el central Bruno Alves o el extremo Varela en posición de ‘nueve’, se acercaron a la portería de Howard y ya cuando finalizaba un eterno descuento de cinco minutos, Cristiano Ronaldo pudo servir un centro perfecto al segundo palo para que Varela los cabecease dentro para lograr un punto que no sabe a mucho pero que les mantiene con vida.

En la última jornada un empate entre Alemania y Estados Unidos clasifica a ambos y en caso de que haya ganador, el equipo que salga vencedor en el Ghana-Portugal será quien pase a octavos de final.

De los otros dos partidos de la jornada destacó la goleada 5-2 de Argelia sobre Corea del Sur con una exhibición ofensiva por parte de Feghouli, Brahimi y Slimani, imparables para los defensas asiáticos por físico y talento. El centro del campo también se impuso y los del norte de África volvieron a saborear la victoria en un Mundial 32 años después. Un empate contra Rusia en la última jornada les llevará a la siguiente fase.

Rusia, precisamente, perdió en los últimos minutos contra Bélgica, que necesitó de la aparición de Hazard par solucionar el partido en el que de nuevo los de Wilmots decepcionaron en su juego. Sin embargo, la clasificación está cerrada y la presión seguro que disminuye. Será necesario recuperar al mejor Lukaku, que de nuevo pasó desapercibido y vio desde el banquillo como el joven Origi anotaba el tanto de la victoria. Otro problema más grave será solucionar el movimiento de balón en el centro del campo con jugadores como Witsel o Fellaini.

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

Inglaterra, al borde del precipicio

La selección inglesa de Roy Hogdson ha participado en dos de los mejores partidos que hasta ahora se han disputado, al menos para el espectador neutral, pero ha perdido en ambos, por lo que apenas le queda una remota opción de triple empate con Uruguay y Costa Rica para clasificar a octavos de final. Rooney marcó su primer gol en tres mundiales pero el nombre propio fue Luis Suárez, recuperado in extremis de su lesión y autor de los dos goles que dieron la victoria a los suyos.

Inglaterra repitió el once que cayó ante Italia pero las sensaciones no fueron tan buenas ante un equipo tan combativo como el que fue el utilizado por Tabárez, que se vio obligado a incluir al joven Giménez y a Álvaro Pereira en el equipo titular y ambos rindieron a gran nivel. No sería se extrañar que en el próximo encuentro fuesen de la partida. Además también participó Lodeiro en la mediapunta y su actuación, de más a menos, fue positiva para la celeste.

Tras un dominio alterno en el que ambas defensas sufrían ocasiones de peligro, como el cabezazo de Rooney a la madera, llegó el primer tanto del encuentro. El gol que certificó el 1-0 uruguayo lo fabricaron Cavani con una genial asistencia y Suárez con un remate cruzado. La ventaja dio alas al equipo, que creció como bloque y luchó cada posesión con gran intensidad. Arévalo Ríos en el centro, el propio Cavani con un ida y vuelta frenético y los laterales, con agresividad, impidieron las ventajas que esperaban los veloces futbolistas ingleses.

Hubo que esperar a mediada la segunda parte para que Inglaterra avanzase metros, aprovechando el desgaste rival y por medio de Sturridge, el jugador más que destacó por su movilidad y regate en los costados. De él nació la jugada del empate que anotó Rooney casi a placer. La tendencia del encuentro era favorable a los ingleses en esos instantes.

Sin embargo, el principal arma ofensiva de Uruguay se mantenía en el césped. Agotado tras varias semanas de inactividad pero atento a cualquier balón largo de sus compañeros. Éste llegó tras un balón peinado de Gerrard que ninguno de los centrales alcanzó pero sí el delantero del Liverpool, que se escoró en el área y batió a Hart con un fuerte disparo para dar la victoria, que celebró entre lágrimas, a su país.

Colombia y Costa de Marfil disputaron el otro partido más destacado de la jornada y la victoria de la selección cafetera les otorgó la clasificación a la siguiente fase. Pekerman repitió equipo y Lamouchi introdujo la única novedad de Gradel por Kalou, por lo que Drogba volvió a disputar tan solo la última media hora.

Los tres goles llegaron en la segunda mitad. Con la entrada del joven colombiano Quintero el equipo vivió unos minutos de inspiración que sirvieron para marcar, primero por medio de James Rodríguez a la salida de un córner en el que ganó la partida a Zokora y Drogba y luego por medio del propio Quintero al definir con tiro raso ante Barry.

Con la desventaja, los africanos crecieron sobre el terreno de juego con el arma de su lateral derecho. De nuevo Aurier fue de los más destacados con su velocidad, potencia y capacidad para servir buenos balones. No obstante, el tanto llegó desde el otro costado, con una fantástica acción individual de Gervinho, que regateó varios contrincantes y definió con un derechazo.

Más por empuje que por juego los costamarfileños crearon peligro y pudieron empatar el encuentro. Kalou tuvo una de las ocasiones más claras desde el centro del área pero el disparo fue flojo y Ospina lo atrapó sin problemas. Aún así, un empate en la última jornada ante Grecia será suficiente para clasificar.

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

Costa Rica tumba a Italia

Costa Rica estaba encuadrada en el grupo más duro del Mundial y aparecía como cenicienta, según los pronósticos, con el único propósito de evitar goleadas. Sin embargo, a falta de una jornada ya está clasificada para octavos de final después de una espléndida victoria sobre Italia por 1-0 que además causó la eliminación prematura de Inglaterra. Sin duda, una de las grandes gestas en la historia del torneo.

Lejos de pensar que la victoria sobre Uruguay fue un espejismo, la selección de Jorge Pinto saltó al estadio de Pernambuco con el mismo once inicial, con una defensa de cinco que sorprende por el gran trabajo de los laterales, incansables, y la sobriedad de los centrales, que sólo pasaron algunos apuros con las conexiones entre Pirlo y Balotelli. En el centro del campo destacan trabajadores como Tejeda que además cuentan con buen criterio a la hora de dar salida al balón, de forma rápida y eficiente. Y por supuesto, en el ataque, aparecen los dos hombres más destacados, Bryan Ruiz y Campbell, un quebradero de cabeza para la zaga rival por su rapidez y movilidad.

Italia dio sensación de fatiga ya en los primeros minutos y sufrió para elaborar en el centro del campo con una presión muy trabajada del combinado tico. Entonces apareció Pirlo con varios balones largos para asistir a Balotelli, que esta vez no tuvo su mejor día y falló cuando tenía todo a favor para marcar.

En los últimos instantes del primer tiempo Campbell se internó en el área y fue derribado claramente por Chiellini, aunque no se señaló penalti. Costa Rica, lejos de inquietarse, mantuvo su ritmo y logró el gol que le daba la ventaja con un centro de Junior Díaz que Ruiz remataba al larguero y sobrepasaba la línea por pocos centímetros.

Tras el descanso, Prandelli dio entrada a Cassano y más tarde a Insigne o Cerci. Ninguna de las sustituciones tuvo el efecto deseado y fue difícil de explicar la no aparición de Immobile, máximo goleador del campeonato italiano que quedó de nuevo a la sombra de Balotelli. En esos momentos Costa Rica estuvo cómodo en defensa con la opción de contragolpear, faceta que tienen aprendida de memoria con toques cortos el inicio para después buscar a los puntas. Ni siquiera tuvo que emplearse al máximo Keylor Navas en el último tramo de encuentro.

Con esta derrota, Italia queda empatada a puntos con Uruguay, selección a la que se medirá para lograr la clasificación con la ventaja de la diferencia de goles a su favor. A Costa Rica le bastará un punto para terminar como líder de grupo ante la ya eliminada Inglaterra.

Más tarde jugó Francia para golear de nuevo, esta vez a Suiza, a la que le endosó un claro 5-2 con una exhibición de Benzema, esta vez escorado a banda para dejar a Giroud la punta del ataque. Este es el esquema que mejor resultados da por ahora a Deschamps. El delantero madridista marcó un gol, asistió en dos y falló un penalti que él mismo provocó. Giroud anotó el primero y después vieron puerta Matuidi, Valbuena y Sissoko. La defensa suiza, con la lesión de Von Bergen la formaron Djorou y Senderos y ninguno de los dos estuvo a la altura de la cita. Aún así tendrán la oportunidad de clasificar en la última jornada si suman más puntos que Ecuador.

La selección ecuatoriana, por su parte, venció a Honduras, que queda prácticamente eliminada, con dos goles de Enner Valencia que sirvieron para remontar el tanto inicial de Costly. La fragilidad defensiva de los jugadores dirigidos por Rueda fue solucionada por la inspiración de su mejor jugador en el ataque, muy por encima del resto de compañeros, sobre todo Caicedo o Antonio Valencia.

 

 

Juan Antonio Lopesino

Twitter: @jumifutbol

1 2 3 6